USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, así como mostrarle, desde nuestro sitio web o los de terceros, publicidad basada en el análisis de sus hábitos de navegación. Si pulsa en aceptar, consideramos que admite su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies.

Aceptar
  • English
  • Español
El pescado en la tercera edad, una oportunidad para los mayores

El pescado en la tercera edad, una oportunidad para los mayores

2020-04-03 00:00:00

Este es el momento, más que nunca, de cuidar a nuestros mayores y de que se alimenten bien. El consumo de pescado en la Tercera Edad es una forma de consumir los nutrientes necesarios y reforzar el sistema inmunitario.

Los beneficios del consumo de pescado en la Tercera Edad

Los momentos excepcionales son importantes para toda la población, pero qué duda cabe que hay que poner el foco en los mayores. Es importante que estos sigan una dieta equilibrada para que mantengan una buena salud. Sin duda alguna, este es un elemento que contribuye decisivamente a mejorar la calidad de vida. El pescado congelado es una buena alternativa por su atemporalidad y numerosas propiedades nutritivas.

El pescado es sumamente beneficioso por su variedad de nutrientes. Hay que señalar que los pescados contienen una alta cantidad de proteínas de calidad, vitaminas, minerales y grasas Omega-3. Por otra parte, este tipo de producto es de fácil masticación y esto facilita el consumo por los mayores. En consecuencia, los beneficios físicos para los mayores de consumir este producto son varios:

Retrasa la pérdida de masa muscular

El consumo de un gramo de proteína diaria por kilogramo de peso es necesario para evitar la pérdida de masa muscular. No hay que olvidar que las personas mayores están más expuestas a vivir este tipo de situaciones y que lo normal es que pierdan masa muscular. La mayoría de los expertos en nutrición coinciden en que con un plato de pescado diario con guarnición es suficiente. Lo que sí hay que señalar es que, como principio general, conviene que este plato se coma de primero.

Mantiene la masa ósea

El pescado cuenta con nutrientes que permiten que el cuerpo mantenga la densidad ósea. No hay que olvidar que, a partir de los 40 años, hay una tendencia a que los huesos se descalcifiquen si no se consumen nutrientes que lo eviten. Afortunadamente, este tipo de producto contiene altas cantidades de vitamina D, calcio y fósforo. Comer pescado es una buena forma de evitar roturas de huesos o descalcificación.

Previene el Alzhéimer

El consumo del pescado permite mejorar la salud cognitiva y, en cualquier caso, retrasar la aparición de patologías como el Alzhéimer y otras demencias. Las personas que consuman pescado con frecuencia mantendrán mejor la memoria y sus funciones cerebrales. Esto se debe a que estos productos contienen altas proporciones de Omega-3 y de fósforo.

Tiene efectos antioxidantes

Comer pescado es bueno para prevenir la oxidación celular, de ahí que se aconseje en una dieta para los mayores. Hay que recordar que el pescado es rico en vitaminas de los grupos A, C y E. Esta es, pues, una de las mejores maneras que hay de retrasar el envejecimiento celular para que no haya problemas. Lo más importante, a la larga, es que el organismo se mantenga en perfectas condiciones.

Posee cualidades antiinflamatorias

Uno de los principales beneficios del pescado radica en que posee cualidades antiinflamatorias. Esto reduce los riesgos en la salud y se debe a que este tipo de alimentos son ricos en Omega-3 y vitamina D. Si el pescado que consumes es azul, mejor que mejor. Esta es una manera de evitar los dolores y prevenirlos sin necesidad de tener que tomar medicamentos.

Conclusión

El consumo de pescado en la Tercera Edad es altamente recomendable porque contribuye a mejorar la calidad de vida de nuestros mayores. Congalsa está especializada en la distribución de pescado congelado de gran calidad en diversos formatos. Por lo tanto, y más allá de los hábitos de vida saludables, comer bien es una buena manera de retrasar el envejecimiento.